jueves, 16 agosto 2018
Buscar Aqui
Ciudad y Estado
(ej: Miami, FL)
Fluctuaciones de Precios E-mail

 

Las divisas son como cualquier otro bien, por lo que sus precios varían en función de las fuerzas de la oferta y demanda; los tipos de cambio se publican a diario en los principales periódicos del mundo. Mediante un acuerdo a escala internacional se fijaron tipos de cambio fijos, con un estrecho margen de fluctuación para casi todas las monedas, a raíz de la Conferencia de Bretton Woods, acuerdo que estuvo en vigor hasta 1973. En esta fecha se establecieron tipos de cambios flexibles, determinándose así el valor de las distintas monedas en función de la oferta y la demanda.


divisasCuando el tipo de cambio es flexible e independiente de las intervenciones gubernamentales, el tipo de cambio de una moneda frente a otra, o el precio de una moneda en términos de otra, dependerá de la oferta y demanda totales, y del poder adquisitivo relativo de las dos monedas, es decir, de la posición de los dos países en los mercados mundiales. El oro y la riqueza tienden a salir de los países que compran fuera de sus fronteras más de lo que venden. A veces, las presiones especulativas de distintos agentes económicos afectan a los tipos de cambio. Sin embargo, los gobiernos no suelen permitir que esto ocurra, ni tampoco que los tipos de cambio sean flexibles por completo y dependan en exclusiva de las leyes de la oferta y la demanda. Cuando en un sistema de tipos de cambio flexibles los gobiernos intervienen para fijar el valor de sus monedas se dice que estamos ante una 'flotación sucia'. Una de las alternativas más destacadas al sistema de tipos de cambios flexibles fue el Sistema Monetario Europeo (SME). Con este sistema los distintos gobiernos de la Unión Europea (UE) intentaron mantener el valor de sus monedas dentro de una 'banda de fluctuación' en torno a una paridad central (compuesta por todos los tipos de cambios bilaterales). Hasta 1992 el sistema parecía funcionar a la perfección, todas las monedas fluctuaban dentro de las bandas prefijadas del ±2.25, menos la peseta, y con anterioridad la lira italiana, que tenían un margen mayor del 7,5%. Sin embargo, el sistema se vino abajo a raíz de ataques especulativos.


Algunos países abandonaron el sistema (Reino Unido e Italia), y los demás tuvieron que ampliar la banda de fluctuación al ±15%. Los países miembros de la UE, se dieron cuenta de lo caro que resultaba defender sus monedas de los ataques especulativos, en términos de pérdidas de reservas (los bancos centrales se ven obligados a vender moneda extranjera y comprar moneda local para evitar la caída), en especial en un marco de libertad total de circulación de capitales y con los mercados financieros internacionales liberalizados por entero. En la Cumbre de Madrid de diciembre de 1995, los países miembros de la UE acordaron continuar el proceso encaminado hacia la Unión Económica y Monetaria (UEM), para crear la moneda única. Ésta, con el nombre de euro, entró en funcionamiento el 1 de enero de 1999, en los mercados financieros. No fue hasta tres años más tarde, el 1 de enero de 2002, cuando el euro comenzó a circular físicamente entre los ciudadanos de los doce países que suscribieron el proyecto de la moneda única.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos